Problemas de insomnio. Duerme como un bebé

Problemas de insomnio. Duerme como un bebé

Para entender el problema primero hay que saber, que es el problema, entonces ¿que es el insomnio? Es una enfermedad, que es la dificultad para iniciar o mantener el sueño y puede manifestarse como dificultad para armonizar el sueño (insomnio inicial, problemas para iniciar el sueño en menos de 30 minutos), despertarse mucho durante la noche o despertarse muy temprano por la mañana, antes de lo estipulado (terminal). Según la duración del inconveniente puede dividirse en insomnio agudo si dura menos de 4 semanas, sub-agudo cuando tiene una duración de entre 4 semanas y 6 meses, o crónico si dura más de 6 meses. El insomnio es uno de los trastornos del sueño más frecuente. Si usted lo sufre tiene problemas para conciliar el sueño, quedarse dormido o los dos. Como resultado dormirá poco o tendrá un sueño de poca calidad.

Hay dos tipos principales de insomnio

  • Insomnio primario: cuando la causa que lo provoca no se identifica fácilmente o no está asociado a ninguna otra enfermedad.
  • Insomnio secundario: aparece como consecuencia de diferentes causas, tales como una enfermedad, un trastorno mental, el consumo de ciertas sustancias o medicamentos o la existencia de problemas ambientales (ruido, temperatura) o sociales (problemas familiares y laborales, cambios de horario por trabajo o viajes)

El lamento más frecuente asociado al insomnio es la somnolencia diurna, baja concentración e incapacidad para sentirse pleno durante el día. En la actualidad, es frecuente la prescripción de fármacos para el tratamiento a corto plazo del insomnio, sin embargo el tratamiento farmacológico debe evitarse durante periodos de tiempo prolongados, y es conveniente en ciertos casos de insomnio crónico el uso de otras técnicas, como la terapia conductual, cognitivo-conductual. Es importante el uso de medidas generales o higiene del sueño, entre ellas seguir un horario lo más regular posible.

La falta de sueño puede afectar de modo negativo a la vida de la persona que lo sufre, provocando deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes. El descanso es fundamental para el organismo, con una finalidad restauradora: es esencial para la conservación de la energía y la termorregulación, y en general para que podamos ser capaces de tener un grado satisfactorio de vigilancia y atención durante el día.

Causas del insomnio

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Esquizofrenia
  • síndrome de piernas inquietas
  • síndrome de apnea de sueño
  • Parasomnias
  • Situaciones generadoras de estrés temporal o crónico
  • Las condiciones físicas del espacio en el que se descansa
  • Hábitos irregulares del sueño, así como cambios frecuentes de horarios a la hora de irse a dormir o de levantarse
  • Malos hábitos alimenticios (irse a la cama con hambre)
  • Consumo de sustancias excitantes del sistema nervioso (té, café, alcohol, bebidas con cola, tabaco y drogas varias)
  • Enfermedades metabólicas y hormonales, neurológicas, reumatológicas, digestivas, cardiovasculares y todas aquellas que pueden interrumpir el sueño por dolor
  • Efectos secundarios de los medicamentos
  • Consumo de sustancias excitantes del sistema nervioso (té, café, alcohol, bebidas con cola, tabaco y drogas varias)

Tratamiento

Lo primero es reconocer las causas que lo ocasionan. Hay medidas generales que se pueden aplicar a todos los pacientes con insomnio. Ellas son llamadas fundamentos del buen dormir que incluyen:

  1. Medidas generales

  • Reducir el tiempo en cama (si Ud. se despertó y no puede volver a dormirse, levántese, no se quede en la cama).
  • Evite las siestas, el tabaco, el alcohol y el café.
  • Evite los ejercicios intensos cerca de la hora de acostarse.
  • Evite la actividad intelectual dos horas antes de acostarse.
  • Si Ud. no puede conciliar el sueño levántese y cambie de lugar. Solo vuelva a la cama cuando tenga sueño.
  • Evite comidas abundantes por la noche.
  • Otras medidas incluyen: terapias de relajación, terapias de restricción de sueño y psicoterapia.
  1. Medidas farmacológicas

Hoy en día hay una gran variedad de medicamentos para tratar los diferentes tipos de insomnios (sedantes, hipnóticos, antidepresivos). Como premisa general se debe identificar las causas que provocan el insomnio y seleccionar las drogas más apropiadas. Se debe evitar tomar “pastillas para dormir” sin hacer previamente un correcto diagnóstico de los factores que favorecen el insomnio.

  1. Otras medidas

Dado que muchas enfermedades pueden causar insomnio (problemas respiratorios, cardiológicos, enfermedades reumáticas, trastornos digestivos, apneas del sueño, trastornos hormonales, etc.), el tratamiento en estos casos va dirigido a mejorar estas dolencias y por ende la queja de insomnio.